Queer

¿Qué significa la palabra queer?
Desde un punto de vista literal, queer significa raro. Lo que empezó en el siglo XVI como una palabra para designar algo o a alguien raritx, pasó a ser un insulto homófobo a finales del siglo XIX. Y, ya en los años 80 del siglo pasado, el colectivo LGTB lo empezó a usar como término neutro o positivo para autodenominarse.

Desde entonces la palabra queer ha ido conquistando territorios hasta convertirse para algunxs en un término paraguas que define a todxs aquellxs que están fuera de la heteronormatividad. O a cualquier persona no cisgénero. O a todo el colectivo LGTBIQ+. O a toda persona que esté más allá de la corriente principal -mainstream- de este colectivo. O, de forma generalizada e indefinida, a cualquier persona no heterosexual. O a cualquiera con una identidad de género no normativa… Además, la palabra queer puede ser usada como nombre, como adjetivo o como verbo. «Un grupo de queers», «la comunidad queer», «queerizar un tema»…

Los usos, pues, son múltiples y variados y hay colectivos que a su vez no están de acuerdo con algunos de ellos. Por lo tanto, urge encontrar dónde está la esencia de su significado. Aquello que es común, más allá del uso del término que diferentes colectivos queer, teorías o políticas queer, estén llevando a cabo.

Queer es lo no binario, lo fluido, lo diverso. Es un cuestionamiento de todas las etiquetas que existen para definir una identidad fija. Porque no se refiere a lo que somos, sino a lo que hacemos. Y ese hacer también tiene que ver con resistir lo normativo.

Lo queer -lo «rarito»- está por definición al margen de lo “normal”. Y es en esa libertad de pensamientos que ofrece estar al margen de la norma donde se abren múltiples posibilidades de repensarnos. Y de reformularnos con pensamientos y acciones que reflejen la diversidad y la fluidez de un mundo «queerizado» que se resiste a ser dividido en binomios absolutos.
Obsoletos.

Foto: Cristina Otero

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

2 × cinco =