Privilegios y opresiones

¿Por qué cada vez que hablamos de privilegios hay personas que se sienten agredidas? Desde la mirada interseccional, todes sufrimos opresiones y ostentamos privilegios. Todes. Así que nadie se escapa.

 

Hablamos de ejes porque la mirada interseccional nos propone una estructura basada en ejes de dos polaridades: por ejemplo el eje identidad de género se establece entre hombre y mujer, uno en cada polo. O entre personas CIS y trans. Un eje basado en la religión puede dividir las personas entre cristianos y musulmanes. Pero lo que cada eje muestra son dos polos opuestos, uno en el que ostentamos un privilegio y otro en el que sufrimos una opresión.

 

Y, cuando digo que afecta a todes, es porque pese a que el prototipo de persona privilegiada sea un hombre blanco CIS de mediana edad y heterosexual, toda persona que encaje en ese perfil también puede estar sufriendo algún eje de opresión debido a su etnia, religión, nivel económico, educación, discapacidad, nacionalidad, y un largo etcétera.

La reacción de muchas personas ante este tema es defender su privilegio como algo sobre lo que no tienen control o justificándose por no haberlo buscado. Y eso es porque sienten que de algún modo se les culpabiliza por haber nacido en algún lugar concreto, en una familia rica o con un color de piel o una religión. Obviamente,ese no es el camino. Desde la culpa nadie puede reconocer su privilegio. Hay privilegios a los que se accede y otros que sencillamente se heredan.


De lo que se trata es de que nos demos cuenta de nuestras opresiones y privilegios. Porque, si somos conscientes, podemos hacer algo al respecto. Si no, condenamos a nuestra sociedad a la desigualdad. Ser consciente de nuestro privilegio es intentar no aprovecharnos de ello. Es empatizar con las personas que están en el extremo opuesto de nuestro eje de privilegio. Dejar de culpabilizarlas por no ser como yo.


Y entender la diversidad de ejes y de polos como algo que no es natural o biológico. Es algo construido por un sistema que necesita desesperadamente para subsistir que tengamos la ilusión de alcanzar el poder (privilegio) y que aceptemos como inevitable que tengamos que oprimir a otres.

 

Imágenes: Ugur Gallen (@ugurgallen).

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

19 + quince =