Interseccionalidad

Hablemos de privilegios, desigualdad y discriminaciones.

Pongamos por caso una mujer negra y lesbiana. Como la de la foto.
¿A qué colectivo podría querer sumarse para defender sus derechos?
¿A uno feminista? ¿Al colectivo de personas negras? ¿A una organización LGTBIQ+?
Esa persona no está sufriendo un único sistema de opresión por su género. O por su raza. O por su orientación sexual. Sufre algún nivel de discriminación por los tres. Y quizás por otros rasgos identitarios que no conocemos.

El concepto de interseccionalidad propone tener en cuenta la unicidad de cada persona y el conjunto de circunstancias y rasgos que modelan su experiencia de vida y su identidad. Rasgos que se relacionan con el disfrute de unos privilegios o con el sufrimiento de una discriminación, según cual sea su posición en el binomio hombre-mujer, heterosexual-homosexual, joven-ancianx, etcétera. Las discriminaciones que sufrimos suelen ser más de una, aunque normalmente luchamos contra ellas desde el colectivo que consideramos que representa el aspecto más oprimido de nuestra identidad.

La mirada interseccional nos muestra que todas las discriminaciones están interrelacionadas. Y, lo que es más importante, que no pueden abordarse de forma separada. Porque hacerlo separadamente no nos permite ver las diversas necesidades de cada persona y nos hace caer en sesgos y exclusiones.
Una vez más, visibilizar la diversidad. Tenerla en cuenta.

En la ilustración que acompaña este post puedes ver algunos de los ejes que van del privilegio a la opresión. Te propongo que veas en qué lugar te sitúas en cada uno de ellos.

Porque darnos cuenta de nuestros privilegios nos ayuda a ser más conscientes de las discriminaciones.
Y viceversa.

Foto: Zanele Muholi.
Gráfico basado en datos de Patricia Hill Collins.

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

15 + dieciseis =