Identidad global

Cada persona tiene su identidad, compuesta de múltiples aspectos que le definen.
Pero, de todos ellos, solemos identificarnos más con aquel aspecto que sentimos atacado u amenazado.

Durante una parte de mi vida, por ejemplo, consideraba mi orientación sexual como la parte más significativa de mi identidad. Porque sentí que esa era la amenaza más grande hacia mi persona. Y, cuando sientes un tipo de amenaza así, esa pertenencia concreta invade la identidad entera y entonces buscamos afirmarla. Defenderla.

Estos días los seres humanos de todo el planeta nos enfrentamos a una amenaza que, debido a la globalización y a la facilidad de movimiento, se ha transformado en pandemia. Y este es un buen ejemplo de una situación que podría haber hecho florecer la sensación de pertenencia a una identidad global.
Porque todos los habitantes del planeta, con mayor o menor riesgo, podemos contagiarnos.

Lo obvio es que el cambio climático y las nuevas enfermedades, entre otros aspectos, nos están invitando a focalizarnos en la pertenencia a algo mayor que nuestras ciudades o países. Nos están invitando a reconsiderar nuestras prioridades identitarias.

Identidad global ante un reto global.

El reconocimiento de la diversidad, como acto lleno de solidaridad, va en concordancia con el enfrentamiento a este nuevo reto. Todxs somos diversos y el respeto hacia esa diversidad marca el camino. Una sola voz con miles de millones de timbres y tonos diferentes.

Persistir en la desigualdad, los privilegios y las opresiones, suele provocar carreras para ver quién se salva antes.

Y la respuesta a esa pregunta ya la sabemos.
Se salva la tierra. El planeta.

No lxs privilegiadxs.

Foto: Sofía López Mañán, @sofialopezmanan

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

ocho − siete =