Grisexualidad

En la bandera asexual del movimiento LGTBIQ+, el color blanco representa la sexualidad y el negro la asexualidad. El color gris representa la atracción y el deseo en el espectro que va del blanco al negro, y el morado representa la comunidad. La persona que se encuentra en la parte gris del espectro puede ser grisexual, gris-asexual, gris-A o asexual gris. ¿Qué significa esto? Muchas cosas. No hay una sola definición válida para alguien que se considere grisexual. La definición abarca desde un nivel bajo de atracción sexual hasta aquellas personas que generalmente no experimentan atracción si no es bajo determinadas circunstancias. Como, por ejemplo, las personas que solo sienten atracción si son correspondidas. O si no lo son.


Bajo el paraguas del término grisexual se alojan muchas expresiones de la atracción sexual y del deseo que se mueven por un espectro mucho más amplio y diverso del que nos habían explicado en el pasado reciente: o sentías deseo o tenías una enfermedad.


Una de esas posibilidades es ser demisexual: una persona que solo siente atracción sexual y deseo cuando ha establecido un fuerte vínculo emocional. No tiene que ver necesariamente con el aspecto físico sino con una conexión emocional hacia la persona que es objeto de deseo sin la cual no puede haber atracción.


Lo verdaderamente importante de estos términos es que nos permiten poner nombre a realidades que mucha gente ha vivido -y vive- como defectos, taras o imperfecciones. Hay un mantra en esta sociedad: ser personas sanas y adecuadas significa que tenemos que sentir deseo y atracción sexual -preferiblemente por el género opuesto- la mayor parte del tiempo posible -preferiblemente hacia una sola persona: nuestra pareja-. A partir de ahí todo lo que no encaja en esa obligación sale de la norma y debe de ser considerado una enfermedad. Una anomalía.


Por suerte para muches ahora podemos identificar algo nuestro que, a priori, no tiene por qué estar ni bien ni mal. Sencillamente es.


Y que no tiene que ver con nuestra orientación sexual ni identidad de género: tiene que ver con nuestra forma de vivir la sexualidad. Y hay tantas sexualidades como personas en el mundo.

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

dos × 1 =