Exceso de información

Estos días muchas personas están saturadas por un exceso de información. Personas que se quejan de que otras estén llenando las redes sociales de vídeos, mensajes, artículos… Y algunas de estas personas se quejan porque justamente consumen estos vídeos, mensajes y artículos.
Sin parar. Sin freno.
Recibiendo, devorando y regurgitando hacia lxs siguientes.

Porque si a mí me ha parecido interesante ¿por qué no compartirlo con los demás? ¿No dicen que la información es útil?

El clic de «enviar» que nos convierte en «solidarixs» en vez de en «solitarixs». No podemos olvidar que el miedo a estar en soledad para algunxs es peor que el miedo al coronavirus.

¿Y si probamos un día -solamente un día- de ayuno informativo?. De ayuno de Instagram. De Facebook. De cualquier red social. ¿Y si silenciamos los grupos de WhatsApp por 24 horas? ¿Y si no consultamos periódicos online?

Se trata de tener, durante veinticuatro horas, solamente contacto -el mínimo y necesario- con familiares o amigxs. Ellos son nuestros vínculos sanos.

Se trata de ver el efecto que eso tiene en nuestra mente.
En nuestro cuerpo.
Ver cómo dormimos esa noche.

Y después quizás podemos retomar el día a día con otra energía. Con más calma.
O repetir la experiencia cada dos o tres días.
O no.

#ayunodenoticiasparacuidarme
Imagen: Gabriel Isak, @gabriel_isak

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

diecisiete − 1 =