Diversidad Funcional / Capacitismo

Dos términos que hablan de una realidad vista desde dos ópticas antagónicas. Aquelles que entienden las diferencias como expresiones de la diversidad y aquelles que entienden todo aquello que esté fuera de la norma como un error o aberración.


El término capacitismo (o ableismo, proveniente del inglés) no necesita mayor explicación. Ejemplos de su actuación podrían ser la configuración de espacios urbanos y de obras públicas o privadas que no tengan en cuenta la diversidad funcional de personas que se mueven con ruedas o la discriminación laboral de personas con problemas de salud mental. Pero el capacitismo va mucho más allá que estos ejemplos. Es una forma de ver la vida en la que no hay cabida a lo diferente o diverso y en la que se imponen las necesidades de las mayorías.


La diversidad funcional es un concepto que, al mismo tiempo que nos coloca a todes en el mismo saco (todas las personas en algún momento de nuestra vida hemos tenido o tendremos algún ejemplo de diversidad funcional), diluye el sujeto de la persona discapacitada ya que la coloca al mismo nivel que las demás. Ese aspecto ha sido muy criticado por algunas organizaciones de personas discapacitadas ya que opinan que, después de años de lucha en pro de la visibilización de estos colectivos, cambiar la denominación podría suponer perder los efectos de la discriminación positiva y la protección que se han conseguido tras tantas batallas.


¿Qué opinas de este término? ¿Invisibiliza a las personas que a lo largo de los años han luchado por ser vistas y para proteger sus derechos?

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

20 + 13 =