¿Comprender o Respetar?

El otro día estuve hablando con una amiga de este proyecto. Al empezar a hablar de las diversas identidades de género no binarias, me confesó que cuando escuchaba tantos conceptos se sentía sobrepasada y no entendía nada. Que no entendía la fluidez de género. ¿Cómo era posible que alguien se levantara un día sintiéndose más femenine o más masculine?


Yo le respondí que quizás lo que pasaba era que no «comprendía» cómo era esa experiencia. Pero que hasta donde yo percibía, ella entendía perfectamente en qué se basaba la fluidez de género. Porque entender es percibir el significado de algo, y ella acababa de definirme el concepto de género fluido. Otra cosa diferente era intentar comprender cómo era vivir estas experiencias. Eso queda hoy por hoy lejos de su capacidad ya que ella se identifica con el género femenino. Su realidad es otra y no conoce a nadie de género fluido con el que haya hablado del tema.


Pero ¿hace falta comprender toda la diversidad para respetarla y aceptarla?


La respuesta es no. Lo que hace falta es no juzgarla y respetarla. Si en nuestro contexto cercano no compartimos la vida con personas no binarias nos será más difícil comprender su realidad. La diversidad de identidades y de orientaciones no exige ser comprendida a ese nivel. De hecho, muchas de las personas no binarias lo que piden es que no se especule con sus sentimientos, emociones o con su físico. Eso les atañe a ellas. Piden ser respetadas. Y para respetar no es imprescindible comprender. Es imprescindible saber respetar. Y para respetar, como nos cuenta la etimología de esta palabra, hace falta revisar la primera idea que nos hacemos de algo y volver a mirarlo. Y revisitarlo. Y observarlo. Y no juzgarlo.


Es todo un camino…

Deja aquí tu comentario

No Comments

Post A Comment

17 + uno =